lunes, 25 de mayo de 2009

Hoy Quisiera.

Santo Domingo, D. N.
12 de enero del 2005

Hoy Quisiera

Hoy quisiera… ya pasada más de la mitad de mi vida, que al volver la vista en el camino recorrido pudiera observar una senda llena de abundancias económicas que hubieran facilitado la consecución de metas sociales que no he podido alcanzar, metas que seguro estoy ya no cruzaré pues se me han convertido en quimera.

Hoy quisiera…. tener el don de dominar el tiempo porque así retornaría al pasado y trataría de ser una mejor persona, cada día abandonaría mi cama diciéndole a los míos cuanto los quiero, mis oídos estarían atentos a oír aquellos sabios consejos que hoy tarde me doy cuenta debí escuchar. Mis ojos con vista de halcón se mantendrían observando cada detalle estando así alerta para no cometer los errores que me han apartado del triunfo. Mi corazón, sin dejar de ser sensible sería más cauto evitando los dolores que en mi vida han causado las traiciones y desengaños. Disfrutaría cada uno de mis triunfos y placeres, porque aunque efímeros los he tenido a granel pero lo haría de manera más comedida y sana.

Hoy quisiera… que la felicidad del mundo estuviese en mis manos y que pudiera yo dar comida al hambriento, consuelo al desconsolado, compañía al solitario, cura al enfermo y sobre todo paz al guerrero.

Hoy quisiera tantas cosas… principalmente las que he perdido por encima de las que no he tenido.

Pero… ¿sabes que? Dios hizo el mundo perfecto y le dio a cada cual lo de cada cual y estoy seguro que de darme hoy lo que yo quisiera sería quitándome lo que hace 22 años yo tengo… una hija cuya belleza física es inmensa pero su valía espiritual mucho más, una hija cuya única insastifacción que ha causado en mí (su dichoso padre) es hacerme sentir pequeño ante todo el amor que me brinda, una hija que es capaz de delicada forma hacerme observaciones sin nunca tratar de cambiar mi manera, una hija que acude al consejo de su padre en sus pocos momentos de tristeza, una que se preocupa por mis tormentos, que ríe con mis alegrías y ocurrencias, que disfruta de mis planes, que ilumina con su tierna pero pícara sonrisa el más oscuro de mis días, una cuyo “sión papi” suena tan musicalmente o más que la más bella sinfonía creada por músico alguno, aquella que en mis noches más lúgubres y frías me brinda calor aunque, “mis sabanas no me arropen”... y esa eres tu mi hija.

Entonces: si Dios me diera todo lo que yo quisiera, sería a cambio de las dicha de ser tu padre… y yo no cambiaría lo poco que él me daría comparado con lo inmenso que me ha dado… … la mejor hija del mundo. Tú, Selene Mayreline.

Tu Papi

Jorge Alberto Mota

3 comentarios:

Anónimo dijo...

DIOS SABE EL FINAL DE LA HISTORIA SIN HABER ESCRITO LA PRIMERA PALABRA.
LAMENTABLEMENTE NUESTRO MUNDO ESTA FALTA DE VALORES QUE MUY POCAS PERSONAS AUN MANTIENEN, ESTE SEñOR “JORGE MOTA”, AUN LOS CONSERVABA. LOS SENTIMIENTOS , EL AFECTO DEMOSTRADO ES ALGO QUE SE ESTA PERDIENDO.
PERO LO REALMENTE BUENO, ES QUE ESTE AFECTO , NO SE BORRA , NO SE PIERDE, NO SE ESFUMA, NO SE ARRANCA, MAS BIEN ES PARTE DE NUESTRA ALMA Y NUESTRO CORAZON,
DONDE QUIERA QUE ESTE , GRACIAS POR ESE AFECTO BRINDADO A SUS HIJOS.

ATT, BETTY CAPELLAN

Anónimo dijo...

Me encanta este escrito de papi! Está bello! :D

Jennifer Mota

Selene♥ dijo...

Este escrito es hermoso... para reflexionar...

Abrazos chicas, las amo!

Bendición.

"Que el Señor te bendiga y te proteja... Que Él te mire con amor y te conceda la paz." Números 6, 24-26.